ISRAEL

Viajar a Israel, un destino donde encuentras más de lo que esperas.

 

Israel es un sitio que muchos quieren visitar alguna vez en su vida, a mi se me presento la oportunidad de visitarlo por casualidad, me encontraba en Polonia de trabajo y tenia un fin de semana disponible, al principio pensé en Marruecos, luego en Turquía, pero encontré una oferta de Wizz Air que no pude resistir, un vuelo redondo de Polonia a Israel por $200 USD, clase turista sin documentar equipaje.

 

Invite a mi amigo Antonio y decidimos ir por tres días, encontramos hospedaje en Telaviv por Airbnb y vimos que podíamos llegar en tren desde el aeropuerto.

 

Todo fue algo apresurado, no imprimimos nuestro pase de abordar y como era Aerolínea de bajo costo, tuvimos que pagar 40 usd de penalización cada uno.

 

No sellen mi pasaporte por favor.
Como al final de mi viaje estaría una semana en Dubái, algunos amigos me recomendaron que no permitiera que me sellaran el pasaporte, porque ha pasado, que personas que llegan a alguno de los países del GCC (Gulf Cooperation Council) como es el caso de Emiratos Árabes Unidos, tienen dificultades por haber estado recientemente en Israel, así que al pasar por migración hice mi petición y eso generó que nos llevaran a un área especial, donde digamos que nos interrogaron amablemente, después de casi dos horas, nos dieron un “Permiso de Estancia” que sustituye el sello en el pasaporte y nos dejaron pasar.

 

Como nos tardamos más de lo planeado en salir, ya no había servicio de tren hacia la estación que debíamos llegar, entonces tuvimos que conseguir un taxi y gastar más de lo presupuestado.

 

Nos hospedamos en un departamento en la zona hotelera de Tel Aviv, 70 usd por noche por una habitación para dos personas, que para los precios de hoteles, era mucho más barato. Afortunadamente todo el tiempo estuvimos en contacto con los dueños del departamento y ellos amablemente nos esperaron despiertos hasta que llegamos, porque también hay horas pactadas para el check in, en Airbnb, que no cumplimos.

 

El departamento estaba a dos cuadras de la playa, fuimos a cenar, dormimos tres horas y salimos a las 7 am hacia Jerusalén. Nos fuimos en tren, compramos el ticket del tren de ida y vuelta porque en teoría regresaríamos en la noche a Tel Aviv, fue un viaje de 40 min y algo que nos pareció extraño en la estación de trenes fue ver a tantos soldados armados por todos lados pero a la vez nos dio más seguridad.

 

Tel Aviv se encuentra en la costa mediterránea de Israel, es decir, es una ciudad de playa que es considerada como la “Capital de Fiesta” de todo Medio Oriente y en cuanto a la seguridad para mujeres es excelente, es la ciudad de jóvenes con mejor ambiente que he visto en el mundo.

 

En Israel era el Shabat.
Jerusalén, es un lugar mágico que combina religión, cultura y mucha diversión, en cada esquina te encuentras lugares bíblicos y es emocionante caminar por sus calles, perderte y hablar con gente local, uno de los mejores destinos de este viaje. Aquí pudimos visitar lo más representativo:

La vieja ciudad
El Sagrado Sepulcro
El Muro de los Lamentos
La Vía Dolorosa y
La Torre de David.

 

Quisimos ir a la mezquita del “Domo de la Roca”, pero los militares que custodian alrededor no nos dejaron pasar, indicando que solo era lugar para musulmanes.
Es importante denotar que para entrar hasta el muro de los lamentos debes cubrir tu cuerpo, por lo que me puse un pantalón y blusa de manga larga, a pesar del calor que se sentía en el lugar.

 

Mi familia es muy católica y mis padres estaban contentos de que estaría en “Tierra Santa”, tenía llevarles varios recuerdos, así que fuimos a la Puerta de Jaffa donde puedes comprar souvenirs en el área de Mamilla y en la calle BenYehuda, en esta última puedes negociar los precios, lo que venden en 30 usd, puede terminar costando 10 usd, así que cuando vayan no olviden que en esa área es válido negociar.

 

Después de comprar los recuerdos y ya estando en el Mamilla Mall, Antonio y yo escuchamos música, así que nos acercamos hacia el lugar y descubrimos que en la terraza del restaurant “Kedma” había una fiesta de música electrónica, no era el tipo de música que hubiera escuchado antes, pero el ambiente era espectacular, teníamos vista a la vieja ciudad y a la Torre de David, así que por 25 usd entramos, compramos algunas cervezas y como era Shabat termino a las 6 pm.

 

Quisimos desplazarnos a otros lugares pero en Jerusalén casi todo estaba cerrado por el Shabat que termina hasta el domingo a las 7:00 pm, cuando salimos de la fiesta ya no había transporte público y nuestro boleto de tren no lo pudimos utilizar, tuvimos que buscar un taxi y después de negociar aceptó llevarnos por 150 usd de regreso a Tel Aviv (fue caro pero no teníamos opción).

 

Por la noche Antonio y yo salimos a cenar y a tomar algo al típico restaurant de playa llamado “Banana Beach” (30-50 usd por persona), la pasamos muy bien, el servicio fue excelente y la gente fue muy amigable con nosotros.

 

Regresamos a dormir a las 2 am, nos levantamos a las 7 am para ir a desayunar y aprovechar la mañana en el Mar Mediterráneo, regresamos por las mochilas, hicimos check out a las 12:00 pm, nos fuimos a recorrer la ciudad y algunos de los lugares turísticos que estaban abiertos.

 

En Tel Aviv es permitido vestir ligero
Después de comer Antonio y yo caminamos por el malecón, había un grupo de chicas que me dijeron que mi vestido era lindo y que si podían tomarse una foto conmigo, esa foto la subí a las redes sociales y causó un poco de polémica, ya que las chicas palestinas estaban vestidas a su estilo (oriental) y yo al mío (occidental), los comentarios que empezaron a publicar fueron sobre “tapate”, “respeta”, “te van a linchar”, “te van a apedrear”, lo cual, además de darme risa, me hizo dar cuenta de que Israel es un destino al que usualmente no viajamos los latinos y del que poco sabemos. A diferencia de otros lugares en Medio Oriente, en Israel es permitido vestir ligero, sobre todo en Tel Aviv que es un destino de playa, las chicas suelen usar ropa muy corta, además de que yo jamás haría algo que no sea permitido o que falte al respeto a la cultura del país que visito.

 

En la playa yo usé bikini y también había mujeres usando burkinis indistintamente, sin que nadie te moleste por tu forma de vestir, es un lugar muy diverso, en el que vi gente de todos tipos: judíos, musulmanes, cristianos, ateos, homosexuales, heterosexuales, todos en el mismo sitio y no es broma, eso es algo que solo pasa cuando eres tolerante. Aunque Israel era un país que no esperaba visitar, creo que tome la decisión correcta en ir allá y verlo por mí misma.

 

No tiren mis cremas por favor.
Nuestro vuelo salía a las 10:00 pm, como ya teníamos impreso nuestro pase de abordar y no documentábamos equipaje, llegamos a las 8:00 pm, solo con 2 horas antes, al acércanos al mostrador nos atendió una señora poco amable, que nos dijo que en Israel debes de llegar al aeropuerto 4 horas antes por todos los procesos de seguridad, ¡no lo sabíamos! y que sería nuestra responsabilidad en caso de perder el vuelo.
Afortunadamente nos encontramos con una chica israelí-argentina, quien es parte del staff del aeropuerto y que nos ayudó a llegar a los lugares de revisión, ahí aprendí otra lección: en Israel no dejan pasar envases de 100 ml en tu equipaje de mano como en otros países, aquí el máximo es 90 ml, por lo que muchas cremas del Mar Muerto, aguas y aceites del Santo Sepulcro se quedaron en la basura, afortunadamente como a esa hora ya no había mucha gente pudimos completar el proceso en 2 horas y alcanzar a tomar el vuelo de regreso a Polonia.

 

Previamente al viaje investigué y traté de prepararme lo mejor posible, sin embargo, planear un viaje de un mes y medio por Europa y Medio Oriente, no es tan fácil y no pude visualizar detalles como estos que salieron de mi alcance.

 

Israel fue uno de los destinos más costosos de todo el viaje y más aún por los imprevistos que tuvimos, me dejó bastantes dólares menos en mi cuenta, pero cada shekel (Moneda israelí) invertido valió y lo disfruté al máximo, Israel no fue otro lugar más de mi lista, fue una gran experiencia de vida.

 
Esther Barrios – Ciudad de Panamá – Panamá

 

Únete a nuestra comunidad, descubre todas las semanas nuevos destinos y anécdotas increíbles, juntos seremos la comunidad más grande de viajeros del mundo.

El mundo será un mejor lugar para vivir, si las personas conocen su planeta y a los otros que viven en el.

Únete hoy a la comunidad Tripplus
Descubre todas las semanas nuevos destinos y anécdotas increíbles, juntos seremos la comunidad más grande de viajeros del mundo.