RUTA DE LA MUERTE

Bolivia, “La ruta de la muerte”

Cuando viajes a un lugar desconocido, investiga como es el camino..

 

Bolivia es uno de los países en América que no tiene mucho turismo y que tiene muchos lugares increíbles para visitar alguna vez en la vida.

Los bolivianos son personas muy amigables y amables, La Paz, su capital es una ciudad pequeña llena de contrastes sociales, es el país que en proporción a su total de habitantes, tiene más población indígena.

 

Al llegar a la Paz, uno de los intereses que tenia, era ir al Amazonas, la parte más cercana a la Paz es el valle de las Yungas, que esta a 4 horas de camino por auto y a una distancia aproximada de 90 km, un gran amigo Boliviano, Milenko, se ofreció a acompañarnos, éramos un pequeño grupo formado por dos amigas y un amigo de Panamá, mi amigo Alejandro y yo de México. Al subir al transporte coincidimos con 3 chicas francesas.

 

Los primeros 15 minutos del viaje fueron muy cómodos y todo era como cualquier otro viaje, llegamos a un reten militar donde revisaron nuestras pertenecías y continuamos el viaje, a los 2 minutos entramos a un camino de terrecería y empezó un viaje, donde lo principal durante el camino eran los gritos, resulto que la ruta que estábamos recorriendo era uno de los caminos más peligrosos del mundo, era un camino que pasaba por la orilla de una montaña, el camino era de un solo carril y se usaba en los dos sentidos, la caída si se salía la van del camino era de mínimo unos 200 mts, había tramos del camino en que una de las llantas quedaba fuera del camino conforme seguía el sendero el chofer, al asomarte por las ventanas podías ver en el fondo muchos pedazos de autos y camiones que habían sufrido accidentes y que quedaban sus restos como recordatorio de lo peligroso del sitio, las chicas de Francia y mis amigas de Panamá no pararon de gritar en varios puntos del camino, la vista es espectacular y en el camino encuentras algunas caídas de agua, quedando el camino como si pasaras por detrás de una cascada.

 

El camino es descender 3400 mts, primero subes a 4650 mts y después bajas a 1250 mts sobre el nivel del mar.

 

Una de las partes más memorables, es que a la mitad del recorrido, hay una vuelta de más de 180 grados, que no es posible ver si viene otro vehículo en sentido contrario, ahí había un semáforo humano, (Timoteo Apaza) una persona que según nos conto el chofer tuvo un accidente justo en esa vuelta, muriendo lamentablemente su familia, el sobrevivió y se quedo ahí para evitar que no volviera a suceder, los conductores al llegar a este punto esperan a que le señale con plásticos de color verde, que pueden continuar y al pasar le arrojan monedas para que siga su labor, algo fuera de serie.

 

Logramos bajar la montaña sin más contratiempos que gritos, eran alrededor de la 1 pm, al llegar al pueblo, nuestras amigas de Panamá bajaron directo a la estación a comprar su ticket de regreso, porque les aterraba pensar en regresar de noche, la mala noticia fue solo había tres lugares en la siguiente Van, que salía a las 2:00 pm, mis amigas estaban muy asustadas de regresar de noche, por nuestra conocida cortesía mexicana dejamos que nuestros amigos de Panamá se fueran primero y nos quedamos a esperar el siguiente transporte que salía a las 4:00 pm.

La sorpresa fue que en las Yungas todo era muy verde pero no había nada en realidad muy diferente a lo que conocemos en nuestros países, lo interesante para la gente de la Paz es que en las Yungas no hace frio y pueden nadar en balnearios..

 

El regreso para mis amigos de Panamá fue de terror al doble, de hecho dicen que gritaron más de regreso, en el camino había bruma y no dejaba ver el camino la mayoría del tiempo, el chofer se guiaba por la pared de la montaña y tocando constantemente el claxon, a nosotros si nos toco un poco de esto al principio, pero después todo estuvo despejado, esa noche fue de luna llena y la luz era bastante aceptable considerando que estábamos en una zona de montaña.

 

Fue una gran experiencia y un gran aprendizaje, cuando uno va a viajar hay que preguntar que tan peligroso es el camino, para mi amigo Milenko era normal vivir ese viaje, el sabia que era peligroso, pero es algo que la gente de la Paz ya lo da como un riesgo calculado..

 

En 1995 el Banco Interamericano de Desarrollo lo bautizó como el camino más peligroso del mundo.

 

Marcos – Querétaro – México

 

Únete a nuestra comunidad, descubre todas las semanas nuevos destinos y anécdotas increíbles, juntos seremos la comunidad más grande de viajeros del mundo.

 

El mundo será un mejor lugar para vivir, si las personas conocen su planeta y a los otros que viven en el.

Únete hoy a la comunidad Tripplus
Descubre todas las semanas nuevos destinos y anécdotas increíbles, juntos seremos la comunidad más grande de viajeros del mundo.